Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lecturas’ Category

teresa 1

Lo vi venir. No soy clarividente, pero a veces, adivino. Cuando me anunció su deseo le dije que No. Alto y Claro. Es cierto, no lo dejé terminar de hablar, no hubo quien me sacara de la  rotunda negativa. Fui dura. Lo sé.

Se puso triste, pero era necesario. El año pasado me había hecho un regalo caro, carísimo, que excedía sus posibilidades y las mías, un regalo que no se parecía a mí. Esta vez no iba a permitir excesos, ni por buenas razones. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

La compañía. Foto: Morejón

Blindada detrás de un mosquitero rosado transcurrió la vida. Durante seis días y sus noches los diminutos huequitos lograron que los mismos objetos de siempre se vieran distintos. De un lado, el cuarto de la infancia, mis padres, el ventilador, la computadora, la mitad del suero, la peluda Lia, los vecinos, la vida. Del otro, la fiebre, el dolor, la otra mitad del suero y su peor parte: la aguja encajada en mi piel, el pañuelo, el termómetro, las Dipironas y… Mirada de reojo.

Los textos de Anna Lidia Vega Serova podían estar dentro del mosquitero. Siempre supe que me llevaría un libro al destierro, aunque no pudiera leerlo. Este, recién me lo había regalado, y se quedó con el tiempo del alivio.  Se parece a mí, me dije, y es cierto. Quizás por eso sentí que me habló desde el instante mismo que crucé el umbral de la librería Fayad Jamís. Incluso cuando pensaba regresar con las manos vacías, ya él, entre tantos, me había elegido. Lo sé. (más…)

Read Full Post »

Aitana

Ni se te ocurra. No puedes. Sigue derecho hasta el mercadito. No te pares. No mires, no mires…

–          Buenas tardes. ¿Tiene café instantáneo?

–          No

–          ¿Sabe dónde puedo encontrar?

–          No

En la planilla de solicitud de un trabajo para dependiente de cualquier establecimiento, no importa si es en MN o  CUC, los aspirantes seguro aceptan una cláusula que les impide ser atentos con los clientes, hacer bien su trabajo. Y lo cumplen sin miramientos, ni excepciones…En fin. Media vuelta. (más…)

Read Full Post »

Los últimos versos

La novela llegó a su fin. Otra habrá de empezar. Comparto los últimos versos que el autor de La muerte de una heroína roja incluyó en el texto. Mereció el sacrificio en la Feria del libro y este tiempo. Fue una buena compañía sobre la mesita de noche y cerca de la luz  para espantar insomnios y sus fantasmas.

Al extender la mano en medio del sobresalto nocturno sabía que el inspector Chen estaría ahí.  En sus últimas peripecias, su amada, convertida en lluvia y nubes, volvió a traerle poesía: (más…)

Read Full Post »

En alguna página, casi al final de la novela, el inspector jefe Chen Cao recordó su despedida de la joven bibliotecaria  de la que estaba enamorado cuando era estudiante. Ese día recitó el poema “El puente de las urracas” de  Qin  Shaoyou. También le contó la leyenda en que se basa.  Ellos estaban en Beijing y no en Shanghai, donde se desarrolla el grueso del texto. (más…)

Read Full Post »

Otra maravilla

Leo. Como Diego, el famoso personaje de Fresa y Chocolate, descubro páginas de suerte… (más…)

Read Full Post »

Mi lista 2010 ya no está en la puerta del escaparate. Fue lo primero que se movió de lugar aquella noche. Pasó a ocupar la cima de la montaña de libros y papeles de la mesa computadora, que pronto emprendería un viaje. Allí estuvo por tres días doblada, como para no ver lo que había escrito solo tres meses antes, para que no se mojara con la lluvia bajo techo. Luego pasó al fondo de una gaveta, cuando el terremoto fue evidente y la montaña desapareció. Ahora está en la página 252 de la novela “La muerte de una heroína roja”. Sigue doblada, pero marca un poema escrito durante la dinastía Tang, que gobernó China (618-907).

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: