Feeds:
Entradas
Comentarios

Brava

La papa: toda, toda, toda

Paciencia

Aprieta la boca, hace muecas, aparta el bocado con la mano. Con tía, dice.

Le hablo.

—Tía te carga y mamá te la da.

—A ver, mi Cocuyita, hay que comerse la papa.

—No quiero.

— ¡Mira, con tomate…!

— ¡No!

— ¿Y fritica sola…?

Hace un gesto con la mano. Seguir leyendo »

Voy a apagar la luz…

Es tiempo...

Es tiempo…

“Pero dos años es demasiado tiempo… lo sabes, ¿verdad?”

DN

Camino con prisa. La avenida está iluminada, pero en Centro Habana nunca se sabe. Me aferro a la cartera como si, llegado el momento, pudiera sacar de ella algo para defenderme. Mentira. Rezo en silencio: Dios te salve María, llena eres de gracia… Mi pulgar busca la alianza de compromiso de mi abuela. Solo faltan unas cuadras. Seguir leyendo »

A salvo

“Este será nuestro secreto…”

Te arropo en mi pecho y te muestro el camino. Te quiero. ¿Ya te lo dije hoy, mi niño? No sé, no importa, te lo repito. Quizás no haya mayor verdad entre cielo y tierra y necesito que crezcas sabiéndolo, sobre todo, sintiéndolo, porque es cierto.

Verás que no hay sitio mejor para el descanso. Lo sé bien. No tengas miedo. Seguir leyendo »

Heridas de guerra

Después...la paz

Después…la paz

Siempre le dice que no. Es como si tuvieras la respuesta cosida a los labios. Después puede ser tal vez y hasta sí, pero primero: No. A veces expone argumentos protectores, circunstanciales o pragmáticos.  La negociación puede ser larga y no importa cuando tiempo tarde. Seguir leyendo »

Los Secretos

Ella cuando me mira

Ella cuando me mira

Isa aprendió a susurrar. Entiende que un secreto solo se comparte con quien lo guardará. De pronto, sin que venga al cuento, lo deja todo y asegura que tiene uno muy urgente. Dramatiza un poco, se cuelga al cuello y muy cerca del oído, murmura lo necesario. Sus secretos llevan una voz especial. Le nacen, incluso, cuando el ritual está incompleto: los brazos no encuentran asidero y no hay un oído cerca. Debe imaginar que, de algún modo, esos detalles no son esenciales. Lo importante decir, tal vez piense.  Será que intuye que necesito saber o que hay palabras que uno necesita escuchar siempre. No sé.

Hay un secreto repetido con vehemencia, digamos, su favorito y, la verdad, el mío también. Otro, también reiterado, me estruja el alma.

Imaginen la voz sigilosa, pero a través del teléfono:

Secreto 1

Tía, “quero mucho”

—Cariño, tía también te quiere mucho. Voy pronto, tesoro. (Tía con la misma voz  de susurro)

Secreto 2

—Tía… cargue.

Silencio.

¿Y el libro?

El cambio no ocurrió de pronto. Creo que al principio no fui consciente, pero a medida que fue pasando el tiempo me transformé.  El espejo siempre me devolvía la misma imagen, sin embargo, por un tiempo dejé de ser  yo o mi mundo me convirtió en mi mayor desvelo en los últimos dos años . Seguir leyendo »

Cinco me amaron así *

Kaloian me regaló esta foto para ilustrar un trabajo publicado en septiembre de 2011. Es de mis favoritas

Kaloian me regaló esta foto para ilustrar un trabajo publicado en septiembre de 2011. Es de mis favoritas

Quien crea en el destino, en dioses y brujos podría esperar que se cumpla lo escrito en el pergamino de la vida, o los designios todopoderosos o que hagan efectos brebajes de hechiceros modernos. Otros prefieren hacer el camino, forjar su existencia y asumir lo retos humanos de caerse y levantarse, de amar sin miedos, entregarse y vivir, vivir cada día como el último y el otro como nuevo.

La primera piedra podría ser lanzada por una mano impía sobre mi cuerpo, y no solo por amar a varios, sino por ser hombres con el corazón robado ya, por mujeres especiales. Según parece estoy condenada a las llamas infernales. Sé, me retorcería en el dolor del cuerpo frágil, pero mi alma permanecería intacta y continuaría amándolos. «Amarás al prójimo como a ti mismo» reza la sagrada escritura, y se me antoja el argumento para su defensa y para la mía propia. Se evoca entonces un sentimiento infinito al colectivo innombrable, sin rostro, a ese hombre de cualquier edad, sexo, ubicación geográfica, raza, al hombre desnudo de cada criatura. Seguir leyendo »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.294 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: